Anticapiteta

Perdóneseme lo esencialista de la imagen, pero… si coincidimos en los siguientes presupuestos:

  • Las leídas como mujeres, en tanto que grupo oprimido en esta sociedad violenta, no deben ser criticadas por las decisiones que toman para vadear en ella, o no es ese el objetivo del movimiento feminista
  • La crianza debe ser compartida entre progenitorxs (en realidad por el colectivo social), pero que dos personas emprendan un trabajo común no significa que tengan que realizar las mismas tareas idénticas dentro de lo que este implique. La paridad debe darse en los niveles de responsabilidad, esfuerzo y tiempo
  • Hay espacios en que se oprime en lo simbólico a las que no quieren dar teta, pero también se oprime en la práctica a las que sí. ¿Desde cuando una opresión por existir supuso que no existiera la contraria, especialmente cuando de oprimirnos a nosotras se trataba?
  • Lo gratuito y que se consigue sin intercambio económico de por medio es ecológico y anticapitalista. Lo que se produce, anuncia, empaqueta, especula, vende, compra, desempaqueta y tira no lo es
  • Cuando estamos de baja laboral por maternidad debemos depender económicamente del estado, no de nuestra pareja. Luchemos por un permiso respetuoso con la lactancia y todos los cuerpos implicados. Dieciséis semanas no bastan
  • Cuesta aprender la lactancia. Todas las personas que han parido pueden dar de mamar, pero hay que aprenderlo. Es como la lengua: tienes la capacidad, por humana, pero has de desarrollarla por imitación de otras congéneres

 

¿Qué argumentos quedan para considerar feminista y liberador el no amamantamiento? En los setenta, vale, por el momentum, ¿pero ahora?

En mi vivencia, la teta lactante es consecuencia biológica del embarazo y el parto, es gratis, da gustito y yo leo a chorros tumbada mientras personita come (estoy leyendo mucho más que cuando trabajo). La leche llega lista a cualquier parte a la que vaya (y voy a muchas), y ni me gasto un duro ni estoy en la cocina hirviendo utensilios. No entiendo el feminismo antiteta, y me regodeo con alegría en la anticapiteta, compañeras.

Los comentarios están cerrados.