Abuelaje

El entrañable abuelito de Heidi. La divertida abuela de Roald Dahl. El inolvidable abuelo de Galdós-Fernán Gómez. Los cuatro abuelitos de Charlie y la Fábrica de Chocolate. El mítico abuelo de Miss Sunshine. El dulce yayo de Médico de familia. (Se me ocurren muchos más abuelos pero pocas yayas representadas con agentividad. Ay).

Sabios, cariñosas, protectores, acogedoras, cuentacuentos, consejeras, de regazo cálido, besuconas. deus ex machina de la modernidad casera y cotidiana… Uf, que me está dando a mí que también con esto del abuelaje nos han vendido un rollo patriarco-macabeo.

Todavía estoy intentando digerir la gran y degradabilísima sorpresa de que las dos abuelas y el abuelo que mi hijo tiene, lejos de procurar su bien con sus acciones (que en esta fase puerperal pasa necesariamente por la paz ambiental , la protección del exterior y el bienestar de madre y padre, indiscutiblemente), se lancen ciegamente a las siguientes prácticas (selección):

  • Tratar de imponer con distintas estrategias los modos de crianza  imperantes en los años ochenta. Esto, lejos de una anécdota graciosa para “blogs de mamás” es un gravísimo insulto y un atentado contra la integridad moral de los progenitores, pues mientras la criatura esté aparentemente sana y a salvo, nadie, es decir, nadie, tiene nada que decir sobre su crianza si no es previamente consultada/o.
  • Sacar fotos. Muchas. Todo el tiempo. Con flash.
  • Obligarle a sonreír con diferentes tácticas invasivas. Para las fotos.
  • Colgar las fotos en redes sociales. Por supuesto, sin permiso materno ni paterno.

Padre, madre, suegra: mi hijo tiene muchas tías y tíos que por el camino he ido anexionando a mi familia. Mi familia real, la del espíritu, la que te respeta, te cuida, te da calor, no disgustos, hiel en boca y un empacho anual en noche”buena”. Creéis que el abuelaje es un derecho y os permite “usar” a mi hijo igual que quien se siente patrón por justicia y juega con personas y recursos para satisfacer sus fines espurios.

¿Es lo vuestro hermoso y pintoresco amor de abuela/o o un lamentable intento de recuperar un poder perdido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s